EL AYUNTAMIENTO DE PALMA ORGANIZA UN HOMENAJE CON DINERO PUBLICO AL CONDENADO VALTONYC

Palma de Mallorca, 19 de Marzo de 2018.-


En un hecho bochornoso para la democracia, sin precedentes en Baleares, esta mañana el Ayuntamiento de Palma gobernado por el PSOE, MES y PODEMOS, ha convocado una rueda de prensa para pedir oficialmente la absolución del rapero Valtonyc condenado por enaltecimiento del terrorismo, humillación a las víctimas, y amenazas de muerte, además de anunciar movilizaciones y actividades de homenaje con cargo al erario público.

Además, el consistorio presidido por el independentista Antoni Noguera, gracias al pacto con el PSOE, ha cedido la sala de prensa al condenado para que él, y su grupo de apoyo formado por representantes de grupos de extrema izquierda separatista, llamaran a desobedecer la sentencia del Tribunal Supremo, entrando incluso en calificativos tales como "tribunal franquista".

El presidente de ACTUA BALEARES, Jorge Campos, denunciante por las amenazas de muerte, ha declarado que "Palma no se merece tener a unos representantes públicos que no respetan el Estado de derecho. Hoy hemos asistido a un acto de apoyo a un delincuente que no sólo anima a que me corten el cuello o me arranquen la yugular sino que celebra los asesinatos de ETA y anima a seguir cometiéndolos. Me imagino como se debe sentir en este momento la familia Salvà- Lezaún, residente en Palma, cuyo hijo, el guardia civil Diego Salvà, fue asesinado por ETA con un coche bomba, así como todos los familiares de las víctimas de ETA en este país. Se va a destinar dinero de todos los ciudadanos para homenajear a un delincuente que, textualmente, "brindaba con champan cada vez que explota un puto Patrol de la Guardia Civil". No debemos permitir que las instituciones de Gobierno estén en manos de antisistemas y extremistas, que se alinean e identifican con delincuentes y pro etarras"

ACTÚA BALEARES anuncia que estará atento a la utilización del dinero público para este tipo de actividades anunciadas hoy por si pueden incurrir en malversación de caudales públicos o prevaricación.